in

Hasta para perder hay formas

Por Mauricio Avila 

Twitter: @mauavila18

En la madrugada de este miércoles, el Australian Open volvió a regalar un partidazo, digno para ser recordado por varios años. Rafael Nadal y Stefanos Tsitsipas se vieron las caras por octava vez y jugaron 5 sets. El enfrentamiento, se lo llevó Tsitsipas después de haberse encontrado 2-0 abajo. [3-6, 2-6, 7-6, 6-4, 7-5]. El griego se convirtió así en el tercer jugador en la historia en derrotar a Nadal perdiendo por 2 sets. (Fognini lo hizo en el 2015 en el US OPEN, Federer en el 2005 en MIAMI)

Nadal dejó escapar de esta manera la oportunidad de jugar la semifinal del primer Grand Slam del año, y aún así, la prensa y los aficionados lo reconocen después de este partido como ganador. Principalmente por la entrevista que dio el español después de haber sido eliminado.

Rafa no tocó el tema de las lesiones para usarlo como excusa, no rompió raquetas ni hizo berrinches dentro de la cancha cuando perdió control de la situación (como ya lo hizo Djokovic dos veces en este torneo) tampoco vimos reclamos al umpire ni intentos por distraer al rival. “No soy el tipo que va a tratar de encontrar excusas, o me voy a quejar de lo que paso, no.” fue lo que dijo en conferencia de prensa después del partido.

Nadal dejó ir una gran oportunidad teniendo muchas opciones, pero perdió con la misma clase con la que gana, reconociendo el esfuerzo del rival y admitiendo que no fue su mejor día. Sin duda el español demostró una vez por qué él y Federer son los mejores para el público, y eso explica que Djoko siempre parece estar un paso atrás.

No solo son los números los que hablan, también la manera en la que se afrontan los malos días dice mucho de un jugador de tenis.

Hasta para perder hay formas.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Barcelona recibirá un máximo de 11 millones de euros por Luis Suárez

Daniil Medvédev se medirá en la final del Abierto de Australia contra Djokovic